¿Por qué es importante la calidad del agua de riego?
Los desafíos que enfrenta la agricultura actual, incluyen satisfacer los requerimientos de certificaciones y acuerdos comerciales que buscan resguardar la inocuidad alimentaria. Por otra parte, los cauces naturales y artificiales bajo administración de organizaciones de usuarios y cuyo uso principal es el riego, deben satisfacer condiciones de calidad ambiental que son cada vez más exigidas por las comunidades aledañas y por otras actividades económicas.


Se trata de llevar a cabo una gestión sustentable del agua, que considere no solo las dimensiones “cantidad” y “oportunidad” de uso, sino que también, asegure conocer la calidad del agua que utilizan los diversos sectores productivos y principalmente aquella destinada a la producción de alimentos.


¿Por qué un Observatorio de Calidad de Aguas?
El principal objetivo del observatorio, es proveer información para la toma de decisiones de actores públicos y privados, articulando esfuerzos e instalando una estructura de gobernanza que permita a la Región ser pionera en una materia fundamental para el desarrollo de una agricultura competitiva y sustentable.


¿A quién beneficia?
Directamente a todos los usuarios de agua que participan de una Organización de Usuarios de Agua superficial en la región, ya sean Asociaciones de Canalistas, Comunidades de Agua o Juntas de Vigilancia. Asimismo, aporta con información para todos los tomadores de decisión involucrados en la gestión del agua a nivel regional.


¿Por cuánto tiempo se extiende el proyecto?
El proyecto tiene una duración de 24 meses desde el 1 de noviembre de 2019 y es ejecutado por el Centro Regional de Estudios Ambientales (CREA) de la Universidad Católica de la Santísima Concepción y financiado por el Gobierno Regional del Biobío.